lunes, 13 de junio de 2011

Moscardon


"Entro sigiloso por la ventana entreabierta, luego de zumbar por un buen rato, su aventura termina... gracias a una ojota 43 y medio, que con un golpe certero logré un home run dentro de la habitación."